viernes, 21 de marzo de 2014

Eros y Psique

Para mí la Bella y la Bestia es mucho más que una película de dibujos animados. Forma parte de mi infancia pero no se ha quedado ahí recluida, a pesar de ser de animación considero que es una de las películas más románticas que conozco junto Titanic o Pretty Woman, es la película que veo cuando me siento ñoña, no digo más. Es por eso que no podía quedarme sin ver la nueva versión de la Bella y la Bestia de personajes reales. ¿A qué viene todo eso? Porque no es una reseña sobre la nueva película (ya la haré… se me acumula la faena…). Porque esta película poco tiene que ver con mi película de la infancia, pero mucho con la historia original, que por otra parte está inspirada en Eros y Psique, la historia más romántica de la mitología.

Psique es la menor de tres hermanas, hijas de un antiguo rey, que tiene la desgracia de ser increíblemente hermosa. Es mala suerte puesto que Afrodita, la Diosa más bella del Olimpo, se irrita con ella por ese motivo y encomienda a su hijo Eros (Cupido en su equivalente romano) la misión de dispararle una de sus flechas para hacer que se enamore perdidamente del ser más horrible y monstruoso que encuentre.

Eros está dispuesto a cumplir su misión pero al verla se enamora de ella y termina por llevársela muy lejos a un castillo encantado y desposarse con ella manteniéndola oculta de Afrodita (una madre es una madre y poca gracia le iba a hacer). Allí por el día está sola rodeada de riquezas y lujos y por las noches en la oscuridad se le aparece Eros y marcha antes del amanecer. Aunque nunca ha podido verlo y ni siquiera sabe quién es se aman. La única condición que le pone Eros a ese amor es que ella nunca le vea.

Psique vive feliz, tiene una vida cómoda y un marido al que ama (aunque no sabe absolutamente nada de él, ni su aspecto) pero termina por sentir añoranza de sus hermanas. Por la noche le pide a su amor que le deje recibir una visita de ellas y así poder compartir con ellas algo de su felicidad. Eros accede pero antes le advierte de que sus hermanas envidiosas le llevarán a la perdición. Al día siguiente las hermanas son llevadas a visitar a Psique y como predijo Eros en seguida tienen celos de las riquezas en las que vive su hermana. Por eso al enterarse de que nunca ha podido ver a su marido y solo lo siente por las noches le dicen que seguro su esposo es un monstruo que terminará matándola.

Instigada por sus hermanas Psique espera a que su desconocido amante se duerma y con la luz de una vela le ilumina el rostro. En ese momento queda demostrado que no es un monstruo, es el hombre más bello que ha visto nunca. Ella se queda ensimismada con su apariencia y una gota de cera de la vela cae quemando la cara de Eros. Viendo que su esposa ha incumplido su promesa y lleno de decepción abandona a Psique y regresa con su madre. Psique está desolada, por su curiosidad ha perdido al amor de su vida, la persona que más ha querido y se ha sentido querida por ella.  En su desesperación va a implorar a Afrodita que le permita ver a su hijo, pero ella solo accede si supera antes unas pruebas.

[Pequeño inciso, me he extendido mucho así que salto temporal a la última prueba].

La última prueba consistía en conseguir de manos de Perséfone una caja que contenía belleza divina. El problema es que Perséfone vivía en el inframundo con Hades. Después de muchas penalidades y de superar obstáculos como el Cancerbero o Caronte consigue la misteriosa caja y se va en busca de Afrodita con el convencimiento de que por fin podrá recuperar al amor de su vida. En sus cavilaciones decide que si va a ver a Eros después de tanto tiempo tiene que recibirlo de la mejor manera posible así que abre la caja para adquirir para ella misma un poco de belleza pero en vez de eso cae en un sueño profundo muy cercano a la muerte.

Por suerte para Psique a pesar de sus diferencias Eros nunca se olvidó de ella, nunca la abandonó, nunca dejó de quererla. Se acercó a ella y la libró de su sueño con un beso como el que nunca se habían dado. Ninguna madre puede interponerse en el amor de dos personas así que Afrodita acepta a Psique y por medio de Zeus la hacen inmortal por lo que Eros y Psique siguieron amándose hasta el final de los tiempos.

Sí, todo esto venía a raíz de la Bella y la Bestia, pero no puedo terminar sin hablar de la escultura más hermosa que existe y que sueño con poder ver en directo, precisamente Eros y Psique.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada