jueves, 9 de febrero de 2012

A buenas horas mangas verdes

Va por mí, a buenas horas escribes. Mea culpa, disculpas y todo eso, pero tenía un motivo. Exámenes. Se me han alargado mucho, lo sé, pero es que he tenido que ir a recuperación, y eso que yo no suelo suspender, pero mira, así son las cosas. Acabo de terminar el examen (Paleografía, es decir, descifrar cosas más difíciles que el élfico) y me he ido derechita a sala de ordenadores, donde estoy ahora todavía en la Uni. No sabéis lo que echaba de menos escribir... ^^

Pero aparte de por mi tardanza este título de la entrada hace referencia a otra cosa, lo oí en la radio y dije "esto para el blog". Es el origen de muchas frases hechas que usamos a diario y empezaremos por el principio.

A buenas horas mangas verdes.

Edad media. El uniforme de la policía inquisidora, de crímenes, consiste en una túnica verde que cobre todo el cuerpo. Encima, evidentemente si hablamos de la ley del orden, va una coraza. Es por eso que llaman mucho la atención las mangas verdes que terminan por identificarles ("Aquí ha habido un crimen, Llamemos a los mangas verdes"). La cosa está en que esta policía solía llegar muuuuuy tarde a la escena del crimen. Es de esa época y por ese motivo que cuando alguien llega tarde o escribe su entrada con retraso decimos "A buenas horas mangas verdes".

Mangas verdes XD


Tocar madera.

Eso que decimos cuando queremos tener suerte o evitar una desgracia. También proviene de la Edad Media. Si tenéis en mente la típica armadura medieval os fijaréis en que el único punto que queda al descubierto son las axilas (para tener movimiento, si no serian figuras estéticas). Si yendo a caballo levantaban los brazos o algo podían morir de una flecha que les apuntara allí. Si juntamos esto con que la parte donde el jinete se aguanta con las manos al caballo (ahora no recuerdo el nombre) era de madera no nos extrañará saber que el capitán cabalgando gritaba a los hombre "Tocar madera (la de agarrarse) y volveremos vivos)". Interesante ¿verdad?



La última frase tiene dos posible orígenes

Despedirse a la francesa A

Quiere decir irse sin decir adiós. La primera teoría sobre el origen es que en las fiestas francesas del  s.XVIII (súper multitudinarias) se puso de moda irse sin despedirse de los anfitriones. Esto tiene la explicación de que si estos tenían que despedirse de cada uno de los invitados, como eran tantos, no podrían disfrutar de su propia fiesta. En realidad era de buena educación.



Despedirse a la francesa B (esta es más chula).

Es del mismo siglo. Se ve que había en Francia un organista muy bueno y muy famoso. Pensaba de si mismo que era el mejor del mundo tocando el órgano, pero un día se enteró de que había otro organista en Alemania que decían que era sublime. Enfadado y con ganas de ser proclamado como el mejor por toda Europa se fue allí y cuando encontró a este organista le desafió a un duelo de órganos. Se decidió el día y el lugar del concierto y la gente estaba expectante. Cuentan que el francés se coló la noche antes en la sala de ensayo de su enemigo para saber cómo de bueno era y después de verlo actuar quedó tan impresionado por lo maravilloso que era que se dio cuenta de que no ganaría. Esa misma noche sin decir nada se fue otra vez a su país (despedida a la francesa). Ese organista alemán se llamaba Johann Sebastian Bach.



¿Os ha gustado? ¿Sabéis más orígenes curiosos de frases? Sentiros libres de comentar ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada