sábado, 7 de diciembre de 2013

Maratón cinéfilo 2: Western

Pium pium piñau piñau
Western señores y señoras, ese género adorado por algunos y odiado por otros algunos y en general indiferente por algunos más. Realmente a mi no me gustaba el western, pero era porque nunca lo había visto. Para los que no seáis de Catalunya existe un trabajo para hacer al final de bachillerato (TDR) que consiste en hacer una investigación sobre un tema específico. Yo escogí resolver la pregunta de ¿Cómo se crea una gran superproducción? Para contestar la pregunta leí libro sobre esa temática y uno hablaba de las mejores películas (totalmente subjetivo, claro) y gracias a que eran películas que un experto calificaba como buenas quise verlas. No tiene nada que ver con el maratón, pero es que una de ellas descubrió para mi un mundo nuevo, un mundo lleno de bandidos, caballos, sherifs y pium pium. Precisamente esa fue la película que yo escogí para la parte antigua. Lady Marty escogió en la moderna Django Desencadenado y yo La Diligencia.

Django Desencadenado
Elegida por Lady Marty
Realmente Tarantino debería ser un género propio. Esta claro, o te gusta o no te gusta. Por suerte a las dos nos encanta y además ésta es una de sus mejores obras. La trama no es más que el intento de rescatar a una dama en apuros solo que su enamorado es un esclavo y la dama en apuros también. Mediante el oficio de caza recompensas se desarrolla toda la trama llena de venganza y agudos diálogos. Lo mejor de ésta película es el carisma de todos sus actores, pero sobretodo de Christoph Waltz y Leonardo DiCaprio, grandes actorazos. Merecidisimo de hecho el óscar para el primero. También ganó el óscar a mejor guión además de muchos otros premios. Una película excelente sin duda.

La Diligencia
Elegida por mi
Aparte de ser la primera película que vi sobre western (y de ser mi preferida de ésta temática) también es la primera de otras cosas interesantes. Es la primera vez que John Ford (el director de western por excelencia) rodaba con sonido, la primera vez que lo hacía en Monument Valley (el típico escenario del oeste) y la primera vez que lo hacía con John Wayne, otro icono del western. Ésta película es una road movie en toda regla, a interacción de diferentes personajes típico y tópicos que deben compartir el medio de transporte, a saber: El sherif que sabe que algo va a ir mal y intenta minimizar los problemas, el vividor y galán que se enamora de una cara bonita, el vendedor de licor, el médico borracho, la damisela débil y la fuerte (una prostituta que echan del pueblo). A estos se une Wayne que busca hacer justicia, el héroe. Muchos tiros, muchos indios, muchos caballos, un western de los de antes.

Estas dos películas separadas por más de 70 años en el tiempo nos encandilaron en su momento y recomendamos fervientemente.

Próximo maratón... ¡Humor! ^^


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada