miércoles, 6 de noviembre de 2013

El Salón y yo (que soy Gominas)

La primera vez que fui al Salón del Manga tenía 13 años. Me avisaron de un día para otro y yo no sabía bien bien qué era el manga. "Los dibujos" me dijeron. Así que empecé por el tejado, mi primer contacto con el Manga fue en el Salón. Por eso este año era muy especial para mi, 10 años son muchos años. Decidí ir todo lo posible y lo mejor, pasármelo súper bien.

En realidad no pude saber si podría ir ni cuantos días hasta una semana antes. Me cambian los horarios constantemente y no puedo hacer previsiones a largo plazo. Al final con suerte pude asistir el jueves, viernes y domingo aunque marchándome tempranito para llegar pronto a trabajar. Éstas son mis crónicas de esos días.

El jueves todo fue perfecto, ni colas ni aglomeraciones ni nada. La gente con la que había quedado llegó como que una hora más tarde de lo acordado así que me dio tiempo a tomar el primer contacto con el Salón en solitario. Era inabarcable. El Salón más enorme que había visto nunca (normal si es el más grande que hacen). Para no perderme detalle me dediqué a ver primero las exposiciones y dar la vuelta de rigor cuando llegara la caballería. Me han gustado mucho éste año, ya las comentaré más detalladamente. A la hora de la comida me uní al sector tardón y dimos la vuelta de rigor, la que se hace sin comprar nada solo para asegurarme de donde está cada cosa, las novedades y cosas bonitas de poner ésta cara *///*

Cuando ya apretó el hambre a comer. La oferta gastronómica del Salón del Manga es espectacular comparada con tres años antes cuando solo estaba el Ikkuku. Ahora hay más oferta, hay menos cola y la competencia siempre ayuda a abaratar los precios (aunque es caro, no lo neguemos. Mi padre es cocinero y se calcular los costes de comida y quedan unos beneficios que ya quisiera cualquiera). Pero no, no comimos allí. Resulta que tengo un amigo cocinitas que trajo pizza casera. Riquísima oiga òó.

Por la tarde más vueltecitas y mi capricho particular. Ir al taller de Vestir Kimono que hacía la Asociación Cultural Kimono Club. Por cierto, todos sus miembros eran increíblemente majos. Ya me gustaría verme a mí si sigo manteniendo la sonrisa después de poner centenares de Kimonos durante todo el día. Estaba tan contenta, tan feliz y tan todo que casi se me pasa el tiempo y llego tarde a coger el autobús así que corriendo al estand de 5 elementos para comprar lo más imprescindible para mi (Pack novedad 5 elementos y pulseras elementales) y lo de Raki (que no vino al Salón pero trajo un recadero a por sus cosas, cosas que terminamos firmando nosotros, ya que se lo compramos... MUAHAHAHAH).


El viernes ya fue otro cantar. Si me quejaba por la tardanza del día anterior de mi compañía con quién había quedado éste día no apareció hasta medio día. Con motivo justificado, eso sí, pero ya os lo explicará ella en sus crónicas, es Zero XD Lo primero que hicimos fue ir al stand de Ficomic ya que ella era una de las muuuchas personas que iban de Pokemon porque daban algo, pero llegamos demasiado tarde así que fuimos a hacer su vuelta de rigor. A la hora de comer fuimos a la zona gastronómica, pero había demasiada cola para que consiguiéramos llegar vivas, estábamos al borde de la inanición (un humano corriente aguanta un mes, nosotras 9 horas). Ya sé que antes he dicho que gracias a que hay más sitios se generan menos colas, pero el viernes ya sabéis que fue un día poco corriente. Vamos, que nos fuimos a comer al Udon del Arenas, al menos comida japo.

También fuimos a conciertos y a la zona deportiva, todo ello muy muy interesante. Sobr etodo el Tai Jitsu. Nos pareció la mar de interesante. Nos encontramos con May y la adoptamos y también me encontré a unos compañeros de la Universidad con los que hablé del trabajo de fin de carrera, que no tiene nada que ver con el Salón, pero bueno. Probamos los Bubbles que es un té frio buenísimo que viene con bolitas de gelatina que explotan en la boca. Y también los peces rellenos de chocolate por solo un eurooo ^^ Y una vez más me fui a trabajar u.u

El Domingo había quedado con Máximo, de la radio Palau, Frikinomikon programa (os hablaré más veces de ellos seguro) y también llegó tarde XD Tengo que buscar amigos más puntuales. Allí nos juntamos con Zero y May pero allí nos separamos de la primera para dar nuevas vueltas por el Salón. La metodología fue la misma que el viernes pero con el añadido que ésta gente está como una cabra y me reí mucho, sobre todo para comprar camisetas (le dije a un señor si nos rebajaba el precio por giñar un ojo, pero no le pareció suficiente XD). Para comer rameeen y más bubbles ^^ Luego también fuimos a la presentación de El llibre de la teva vida y nos fuimos, yo a trabajar, otra a su casa y otro a descubrir el maravilloso mundo del transporte público.


El Salón del Manga para mí ha sido de los mejores. Me lo he pasado superbién, las exposiciones muy interesantes, los stands llenos de cosas chulísimas, la comida excelente y la gente maravillosa. ¿Qué más se puede pedir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada